Creo que hoy es un buen día para retomar mis publicaciones: llevo un tiempo sumergida en un nuevo proyecto que me absorbe por completo y he descuidado mucho mi pequeño Asteroide. Espero que, mientras, no se haya llenado de baobabs.

Y un día me aconsejó esforzarme en lograr un buen dibujo, para meter bien esto en la cabeza de los niños de mi tierra. “Si algún día viajan, me decía, esto les puede servir. A veces no hay problema en dejar el trabajo para después. Pero en caso de tratarse de baobabs, es siempre catastrófico. Conocí un planeta habitado por un perezoso. Había ignorado tres arbustos…” (El Principito, Antoine de Saint-Exupéry)

Es un buen día, porque hoy es el 65 Aniversario del nacimiento de Freddie Mercury y no puedo dejar pasar por alto esta fecha. Dentro de poco, el 24 de noviembre, recordaremos que ya han pasado 20 años desde que Freddie nos dejó, no sin polémicas, como no podía ser de otra forma.

Desconozco como se recibiría la noticia en España, lo que sí recuerdo muy bien es como viví yo ese momento. Por absurdo que pueda parecer hoy en día, en los años 90 en Italia el SIDA seguía siendo un tema difícil de tratar en los medios y cuando escuché la noticia me sorprendió mucho el enfoque que le dieron en el telediario.

También me sorprendió mi reacción y lo mucho que me afectó: nunca me he considerado una groupie de ningún cantante o grupo ni jamás me he quedado pendiente de los asuntos personales de los miembros de Queen, no obstante mi gran interés por su música. Aun así algo se rompió ese día en mi interior. Una sensación muy curiosa.

Hace unos años, me invitaron a asistir al espectaculo We Will Rock You, en el Teatro Calderón. Fué un tema de trabajo y realmente no tenía elección…la verdad es que me apetecía mucho. Formando parte de la organización de aquel evento, dejamos las mejores butacas a disposición de nuestros invitados y nos quedamos con la primera fila…que nos regaló una importante tortícolis.

La que parecía la peor ubicación, resultó ser mi suerte. No obstante la decepción debida a las lamentables traducciones al castellano de las letras de todas las canciones del musical (hasta me costó reconocer algunas), lo de estar en primera fila supuso estar a unos pocos centímetros de los músicos…pues mi mirada acabó centrándose más en ellos que en el espectáculo.
Al poco tiempo tuve la ocasión de volver a verlo, con las canciones en versión original…y lo disfruté mucho más.

Bueno, en los dos casos no he podido no emocionarme en dos momentos: el primero, cuando los protagonistas están recordando grandes artistas muertos jóvenes (y allí escuché muchos nombres que han marcado mi cultura musical) y, el segundo, en el final, cuando no pudimos evitar soltar unas lagrimillas. En fin, bastante patético, lo sé, pero estoy convencida que esa emoción que no pude controlar, no venía ni de la historia del musical, ni de las interpretaciones (a las cuales no quiero quitar méritos), sino de lo que ha supuesto la música de Queen en mi vida y de lo que ha significado para todos darnos de cara con una enfermedad durísima que no asimilamos hasta que rostros famosos empezaron a hablar de ello (…o a desaparecer por ello).

“Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad.” (Freddie Mercury, 22 de Noviembre de 1991)

Etiquetas: , , , ,

2 Comentarios »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·

“El verbo leer no soporta el imperativo. Aversión que comparte con otros verbos: el verbo «amar»…, el verbo «soñar»…” D. Pennac, Como una novela.

No todo el mundo conoce el placer de leer. Los que lo compartimos, soñamos con transmitirlo a nuestros hijos y buscamos la manera de hacerlo sin obligarles…y conseguir así justo lo contrario.

Yo no creo que el placer de leer se pueda enseñar. Estoy convencida que no existe una estrategia que podamos aplicar como una receta.
Sí podemos crear las condiciones para que ese placer florezca..o no muera si ya existe.

Para mí leer es como irme de excursión: puedo viajar hacia cualquier lugar, conocer a nuevas personas. Los personajes que encuentro en los libros a menudo se han convertido en maestros, ayudándome a contestar a algunas de mis preguntas.

Siempre que entro en una librería acabo comprando un libro. Siempre que compro un libro, lo acabo leyendo.
Casi todos mis mejores amigos, antes o después me han aconsejado algún libro que se ha convertido en algo especial para mí. Incluso hay personas en mi vida que son constante referencia a la hora de elegir libros para leer.

La lectura es una experiencia tan enriquecedora como compartirla con las personas que quieres: por este motivo me encantaría que mi hijo, que es muy malo a la hora de comer, se convirtiera en un devorador de libros.

Hace algunos años he descubierto en Madrid un lugar maravilloso y fue justo en los meses después del nacimiento de Alessandro.
El lugar que te puede ayudar en la difícil tarea de introducir la lectura en tu familia.
Biblioketa, la librería de la ratoncita Keta (‘que va al teatro, da clases de música, aprende idiomas y ama la lectura por encima de todo‘):
una librería internacional situada en el centro de Madrid (c/ Justiniano 4) especializada en libro infantil y juvenil.
Un nuevo concepto de librería:
puedes encontrar libros y música en español, francés e inglés. Además ayudan al acercamiento a la lectura con sus actividades: cuentacuentos, talleres de música o teatro en distintas lenguas.
Las actividades se desarrollan en ‘la cueva’: un espacio reservado para los menores de 3 años. Los libros de esta zona son de tela, de cartón o de plástico.

Nada más entrar te das cuenta que estás en un lugar diferente. Las chicas de la tienda son un encanto y te aconsejan de maravilla.
En esa primera ocasión yo necesitaba también unas invitaciones y conseguí el contacto de una chica que crea todo tipo de invitación, cuadros, murales…todo con acuarela.

Aquí puedes ver más comentarios sobre la Biblioketa.

Etiquetas: , , , , ,

Coméntalo »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·

Cuando viajar para mí era tan sencillo como decidir que ropa ponerme al levantarme por la mañana, esta canción de Jovanotti era para mi una de las más escuchadas, con diferencia.

Todavía hoy, que me dedico a que viajen los demás y en pocas ocasiones (espero que cada vez más) puedo dejarlo todo y partir, la escucho, una y otra vez, por miedo de olvidarme lo que se siente cada vez que decides de viajar.

Tengo que reconocer que no es una de esas grandes canciones de viajes (a pié, en coche, en avión..), como han podido ser Drive on de Johnny Cash, Where the Streets Have No Name de U2, Walking In My Shoes de Depeche Mode, Walkin’ de Miles Davis,…y un largo etcétera.
Pero la letra merece la pena de ser leida.

No existe de ella ninguna traducción al castellano (o ninguna que yo haya podido encontrar) así que aquí estreno mi Blog, con una de mis canciones y como traductora improvisada, tras años de inactividad (fue mi primera prefesión, lo confieso).

Marco Polo

Viajar, partir, viajar, viajar, partir viajar, viajar…Sin parar nunca. Kilómetros que pasan por debajo de tu culo y te alejan de los problemas, viajar, ver todos los rincones de la Tierra, correr tras los veranos…dejar que te persiga la guerra que tienes en el corazón, correr más rápido que el dolor, como un avión supersónico adelantar tu proprio ruido y no dejar que te alcance nunca. Viajar conduciendo un coche destartalado, que por cada kilómetro más es un ‘gracias a Diós’, llamar a tu madre por teléfono y decirle: ‘está todo bien, estaré en Navidades sin falta’, paritr, viajar…agosto, tras agosto, tras agosto…
Aplazar un poco más tus responsabilidades, como una grieta en un barco que tarde o temprano se hundirá, y quizás ya será demasiado tarde para arreglarlo, partir, viajar, nunca olvidar, fotografiar el mundo y su movimiento, que siempre se repite, no se sabe dónde, no se sabe cuándo, partir y vivir buscando, bailando ritmos diferentes y diferentes accentos, bailar encima de los husos horarios y los cambios de clima, escalar hasta la cumbre y luego bajar hacia el valle, una, diez, cien, mil millas, con los pies como equipaje y el mundo por familia.
Comer comidas de los paises más lejanos, con tenedores, bastones o con las manos, ..lejos de quién. lejos de qué, lejos de dónde…con las raices en tu corazón y las ramas en otro mundo, partir con la cara siempre al sol, pase lo que pase…agosto tras agosto tras agosto…
Viajar, sentirte Marco Polo, sentirte muy solo, alguna vez, en un tren lleno de caras que no conoces, que no conocerás, barreras de soledad que nunca se derrumbarán, caras que nunca volverás a ver, charlar en idiomas que no conoces, comunicar con una simple sonrisa o con un solo gesto, descubrir que eres Marco Polo, y no sentirse solo entre otros humanos, apretar miliones de manos, en cada lugar, agosto tras agosto, tras agosto, tras agosto…
Viajar a traves del sonido, bueno, el bajo como un trueno, viajar a traves de la música, de la cultura, descubriendo la naturaleza de uno mismo, viajar entre los porqués, viajar en internet, en avión o en bicicleta, ..o andando, moverse y quedarse parados en el mismo sitio, agosto, tras agosto, tras agosto…

Etiquetas: , , , , , ,

Coméntalo »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·