-Mi trabajo es algo terrible. En otros tiempos era razonable; apagaba el farol por la mañana y lo encendía por la tarde. Tenía el resto del día para reposar y el resto de la noche para dormir.
-¿Y luego cambiaron la consigna?
-Ese es el drama, que la consigna no ha cambiado -dijo el farolero-. El planeta gira cada vez más de prisa de año en año y la consigna sigue siendo la misma.
-¿Y entonces? -dijo el principito.
-Como el planeta da ahora una vuelta completa cada minuto, yo no tengo un segundo de reposo. Enciendo y apago una vez por minuto.

Hace unos mese que, coincidencia, Japón vuelve una y otra vez a mi vida. Y eso que, lo reconozco, no tengo demasiada afinidad con las culturas orientales. Pero es cierto: lo que estamos escuchando desde el 11 marzo pasado, no puede no hacerte temblar el alma.

No pienso buscar las palabras para expresar algo al respeto: no existen palabras lo bastante buenas, no hay palabras bastante grandes para que mi opinión aporte aquí nada más útil de lo que cada uno de nosotros encuentre en su corazón.

Prefiero ir atrás en el tiempo y recordar una lectura, un libro de Alessandro Baricco, un escritor que sí sabe encontrar buenas y grandes palabras. Tan atrás en el tiempo, hasta la segunda mitad de 1800, cuando viajar a Japón era viajar hasta el final del mundo.

Se trata de Seda. Seda es un cuento que se lee en una hora, todo seguido y sin respirar. Es un cuento que pude leer cuando se publicó, a finales de los ’90 y que volví a saborear el año pasado.
El protagonista ‘asiste’ a su propia vida sin ninguna ambición de ‘vivirla’, hasta que los eventos le llevan a viajar a otro mundo, enfrentándose a un largo viaje, peligros y dificultades.
Al final de su viaje encuentra no solo lo que andaba buscando, sino también algo que no esperaba, algo que le hará volver una y otra vez.

Es la eterna lucha entre la vida que tenemos y las que quisieramos. Lo desconocido y prohibido contra lo habitual y familiar.
Puedes encontrar todo tipo de comentario sobre este cuento: no suele gustar a todo el mundo. A muchos les parece superficial, vacío e incluso decepcionante. Para otros es una historia apasionante, romántica y sensual.

Quizás la historia no sea lo que cuenta en Seda, quizás lo que le da fuerza, si no fuera suficiente el talento de Baricco, es la representación de los destinos de los personajes: el destino juega con nosotros y con nuestros deseos. El destino a veces misterioso, otras pícaro.
Existe un mensaje?
Supongo que, como siempre, el mensaje esté en cada lector: por eso no me atreví a ver la película que se hizo, inspirada en el cuento de Seda. La interpretaciones que damos a los libros, a menudo chocan con las versiones cinematográficas.

Quizás me quede con la imagen de Japón, como el lugar de los sueños, el lugar que saca a los hombres fuerzas que no pensaban tener, el lugar de la vida y el país de una gran historia, preciosa como la seda.

Etiquetas: , , , , , , ,

4 Comentarios »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·

Preguntó al geografo: “¿Qué planeta me recomienda visitar ahora?” Este le respondió:”El planeta Tierra. Tiene buena reputación” – El Principito (Antoine de Saint-Exupéry)

Ultimamente, en el trabajo y entre conocidos, hemos estado refexionando mucho sobre las motivaciones que nos empujan a planear un viaje.

No hace falta mucho para sugerir la idea de un viaje. Cuando alguien me cuenta una anécdota de algo que le pasó en algún lugar, pais o ciudad que no conozco, si lo que me cuenta me llama la atención, esa curiosidad crear en mí cierta expectativa y se convierte en el principio de lo que podría ser para mí un plan de viaje.

Mientras estaba completamente sumergida en este tipo de pensamientos y a punto de empezar el maratón de Fitur, me llegó una invitación inesperada: Alfredo pensó que podría ser interesante para mí acompañarle a un encuentro de empresarios. Creo que ese tipo de encuentro lo llaman ‘Learning’. Puntualmente suelen invitar a personajes expertos en alguna temática, que les pueda aportar conocimiento útil en sus propios negocios, como personas y en sus entornos familiares.

En esta ocasión, el invitado de honor era Luis Goytisolo, cuya intervención tenía la finalidad de transmitir como ha desarrollado y esta desarrollando su experiencia personal y profesional a partir del impulso viajero que tenemos algunos desde la infancia.

Ha sido un encuentro realmente interesante y enriquecedor. Ya han pasado unas semana y sigo dándole vueltas al tema de la motivación. Y no dejan de aparecer ante mí temas relacionados. Quizás a Alfredo le pasara lo mismo, puesto que a los pocos días publicó e el Blog de Nomaders la entrada ‘¿Qué nos motiva a escoger el destino de nuestros viajes?‘, donde nos cuenta un episodio de lo más curioso y peculiar.

En mi vida, por ejemplo, la motivación ha surgido a menudo de la lectura de alguna obra literaria. Este tema salió también en el encuentro con Goytisolo y no podía ser de otra manera. Se me ocurren decenas de libros, entre ellos los clásicos de la literatura de viaje, como pueden ser las obras de Chatwin o libros tan idolatrados como ‘On the Road’ de Kerouac, pero no solo.

Hasta he llegado a pensar que mi guía de viaje ideal sería una mejora de la Lonely con sugerencias sobre lecturas literarias relacionadas con el destino elegido…o es que las guías de viaje están destinadas a desaparaecer?

Las razones sobre porqué viajar suelen ser muy personales, aun así, se han hecho muchas hipótesis sobre el tema y de eso he estado leyendo mucho: afirmaciones muy interesantes, otras muy criticables. Personalmente me quedo con ese cosquilleo que cada adicto a los viajes sentimos al entrar en un aeropuerto, en una estación de tren…esa curiosidad que nos invade siempre que alguien nos cuenta de sus viajes, cuando leemos un Blog, un libro, que hace volar nuestra imaginación….Me quedo con la emoción inesplicable que sentimos al preparar la maleta, sea cual sea el destino.

Etiquetas: , , ,

4 Comentarios »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·

“El verbo leer no soporta el imperativo. Aversión que comparte con otros verbos: el verbo «amar»…, el verbo «soñar»…” D. Pennac, Como una novela.

No todo el mundo conoce el placer de leer. Los que lo compartimos, soñamos con transmitirlo a nuestros hijos y buscamos la manera de hacerlo sin obligarles…y conseguir así justo lo contrario.

Yo no creo que el placer de leer se pueda enseñar. Estoy convencida que no existe una estrategia que podamos aplicar como una receta.
Sí podemos crear las condiciones para que ese placer florezca..o no muera si ya existe.

Para mí leer es como irme de excursión: puedo viajar hacia cualquier lugar, conocer a nuevas personas. Los personajes que encuentro en los libros a menudo se han convertido en maestros, ayudándome a contestar a algunas de mis preguntas.

Siempre que entro en una librería acabo comprando un libro. Siempre que compro un libro, lo acabo leyendo.
Casi todos mis mejores amigos, antes o después me han aconsejado algún libro que se ha convertido en algo especial para mí. Incluso hay personas en mi vida que son constante referencia a la hora de elegir libros para leer.

La lectura es una experiencia tan enriquecedora como compartirla con las personas que quieres: por este motivo me encantaría que mi hijo, que es muy malo a la hora de comer, se convirtiera en un devorador de libros.

Hace algunos años he descubierto en Madrid un lugar maravilloso y fue justo en los meses después del nacimiento de Alessandro.
El lugar que te puede ayudar en la difícil tarea de introducir la lectura en tu familia.
Biblioketa, la librería de la ratoncita Keta (‘que va al teatro, da clases de música, aprende idiomas y ama la lectura por encima de todo‘):
una librería internacional situada en el centro de Madrid (c/ Justiniano 4) especializada en libro infantil y juvenil.
Un nuevo concepto de librería:
puedes encontrar libros y música en español, francés e inglés. Además ayudan al acercamiento a la lectura con sus actividades: cuentacuentos, talleres de música o teatro en distintas lenguas.
Las actividades se desarrollan en ‘la cueva’: un espacio reservado para los menores de 3 años. Los libros de esta zona son de tela, de cartón o de plástico.

Nada más entrar te das cuenta que estás en un lugar diferente. Las chicas de la tienda son un encanto y te aconsejan de maravilla.
En esa primera ocasión yo necesitaba también unas invitaciones y conseguí el contacto de una chica que crea todo tipo de invitación, cuadros, murales…todo con acuarela.

Aquí puedes ver más comentarios sobre la Biblioketa.

Etiquetas: , , , , ,

Coméntalo »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·

“El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre llega un día en el que es necesario partir.”

Uno de mis autores preferidos es Paulo Coelho: de él he leido muchos libros y todos me han encantado (además de haberme enseñado algo…sobre mi misma también).
Sin duda el que prefiero, por cariño, no por otra cosa, es El Alquimista.

No solo porque fue el primero, sino porque habla de viajar…y a este tema, no puedo resistirme.

“Lo más importante era que todos los días podía realizar el gran sueño de su vida: viajar.”

Se trata de un viaje real, y simbólico a la vez, hacia el descubrimiento de la ‘Historia Personal’.

Los niños tienen muy claro cuál es su historia personal y sueñan con ella incluso hasta la adolescencia, pero siempre llega un momento, cuando, ya mayores, sentimos que hemos perdido el control sobre nuestras vidas.
El momento en él que somos incapaces de escoger nuestro destino.
Relacionarse con las mismas personas siempre, dejarse llevar de lo que se esperan de nosotros, los compromisos, las rutinas…todo nos transmite una idea de como debemos vivir nuestra vida y nos hacen olvidar de como nosotros deseabamos que fuera.

“La gente siempre está en condiciones de hacer lo que sueña.”

Tomando este principio como base, comienza el viaje. Un viaje en el que hay sitio para todo: el aprendizaje, las dificultades, las dudas, el amor, el destino…

Un libro sencillo, breve. Un cuento.

[Por qué será (como en el caso del Principito) que los mayores necesitamos leer las cosas como si estuvieran escritas para los pequeños, para darnos cuenta?]

A todos los que aman los viajes, lo aconsejo sin dudar.

Etiquetas: , , , ,

1 Comentario »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·