Lunes 10 mayo 2010

por Laura

“El verbo leer no soporta el imperativo. Aversión que comparte con otros verbos: el verbo «amar»…, el verbo «soñar»…” D. Pennac, Como una novela.

No todo el mundo conoce el placer de leer. Los que lo compartimos, soñamos con transmitirlo a nuestros hijos y buscamos la manera de hacerlo sin obligarles…y conseguir así justo lo contrario.

Yo no creo que el placer de leer se pueda enseñar. Estoy convencida que no existe una estrategia que podamos aplicar como una receta.
Sí podemos crear las condiciones para que ese placer florezca..o no muera si ya existe.

Para mí leer es como irme de excursión: puedo viajar hacia cualquier lugar, conocer a nuevas personas. Los personajes que encuentro en los libros a menudo se han convertido en maestros, ayudándome a contestar a algunas de mis preguntas.

Siempre que entro en una librería acabo comprando un libro. Siempre que compro un libro, lo acabo leyendo.
Casi todos mis mejores amigos, antes o después me han aconsejado algún libro que se ha convertido en algo especial para mí. Incluso hay personas en mi vida que son constante referencia a la hora de elegir libros para leer.

La lectura es una experiencia tan enriquecedora como compartirla con las personas que quieres: por este motivo me encantaría que mi hijo, que es muy malo a la hora de comer, se convirtiera en un devorador de libros.

Hace algunos años he descubierto en Madrid un lugar maravilloso y fue justo en los meses después del nacimiento de Alessandro.
El lugar que te puede ayudar en la difícil tarea de introducir la lectura en tu familia.
Biblioketa, la librería de la ratoncita Keta (‘que va al teatro, da clases de música, aprende idiomas y ama la lectura por encima de todo‘):
una librería internacional situada en el centro de Madrid (c/ Justiniano 4) especializada en libro infantil y juvenil.
Un nuevo concepto de librería:
puedes encontrar libros y música en español, francés e inglés. Además ayudan al acercamiento a la lectura con sus actividades: cuentacuentos, talleres de música o teatro en distintas lenguas.
Las actividades se desarrollan en ‘la cueva’: un espacio reservado para los menores de 3 años. Los libros de esta zona son de tela, de cartón o de plástico.

Nada más entrar te das cuenta que estás en un lugar diferente. Las chicas de la tienda son un encanto y te aconsejan de maravilla.
En esa primera ocasión yo necesitaba también unas invitaciones y conseguí el contacto de una chica que crea todo tipo de invitación, cuadros, murales…todo con acuarela.

Aquí puedes ver más comentarios sobre la Biblioketa.

Compártelo:
  • email
  • Print
  • PDF
  • Posterous
  • Tumblr
  • Wikio

Etiquetas: , , , , ,

Coméntalo »
· · · ◊ ◊ ◊ · · ·

Coméntalo